domingo, octubre 21, 2012

Las 7 leyes universales y los Orishas (Quinto principio)



Estimados lectores dándole mayor continuidad y amplitud  a este tema queremos en este momento compartir con ustedes el Quinto Principio este muy buen material realizado por Ifá Pagano (Ojuani Ni Shiddí)espero que sea de su gran agrado, ya que en este tema este sacerdote de ifa nos habla de las Leyes 7 Universales y los Orishas. y a  continuación los dejamos con el tema.



TATA ANGEL PADILLA SIETE RAYOS VENCE BATALLA







Las 7 leyes universales y los Orishas 
(Quinto principio)

ritmo_zpsf2ac00cc.jpg
  • Principio de ritmoTodo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo, la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que su movimiento a la izquierda; el ritmo es la compensación.
El quinto principio universal y Babá Ejiogbe.
El signo de Ifá Baba Ejiogbe pide paciencia, pues esta virtud es una de las cuatro columnas esenciales de la  sabiduría, condición necesaria para el desarrollo espiritual en el seno de cualquier religión; pero lo que realmente se esconde detrás de la palabra paciencia es un axioma que reza: "Todo lo que va a ocurrir bajo el Sol tiene su hora" lo cual nos señala que todas las cosas que existen en el universo tienen un ciclo, unos más cortos y otros tan largos que muchas veces sus sucesos son confundidos con el azar o la casualidad. Para mejor comprensión pondré un ejemplo en el marco de la relación existente entre la astrología y la religión yoruba. Cada planeta tiene un período alrededor de la eclíptica, y si dejamos a un lado la tesis fundamentalista del panteísmo, es decir, de aquella que considera a los Orishas la naturaleza misma (Ej. Shangó en una palma u Oshún en el río), y adoptamos aquella que postula que las energías de los Dioses yoruba provienen de los diferentes planetas, inmediatamente asimilaremos que las energías de los Orishas tienen también su ciclo.


La famosa frase: nacimiento, crecimiento y muerte, describe los ciclos de la materia en nuestro mundo; ciclos que dependen de la naturaleza del reino al que pertenezcan, los perros tiene un ciclo de vida diferente al de los loros, el hombre tiene un ciclo de vida, la vegetación y las lluvias en el trópico también, las sequías y las manchas solares tienen un ciclo, el maíz tiene su ciclo en la cosecha y hasta las enfermedades bacterianas tienen su ciclo....... Ah! pero el hombre es el único animal que aun sabiendo eso, pretende recolectar frutos en tiempo de siembra y sembrar en tiempos de recolección, pues el ego humano se cree más grande que el quinto principio universal. Cada suceso o fenómeno que ocurre en el universo tiene un tiempo perfecto y detrás de ese evento hay una cadena de eventos menores y una serie de condiciones que permiten que dicho evento se concrete. No en vano se pide paciencia al sacerdote yoruba o afrocubano, y no en vano se describen los ciclos del hombre y de Orunmila en Baba Ejiogbe....



La desesperación es el opuesto de la paciencia, por ello y cada vez que un sacerdote de los Orishas trata de forzar o torcer el destino de si mismo o de otra persona mediante el fetichismo, solo está polarizando la situación hacia lo negativo, pues por más que se trate de cambiar las condiciones para que ocurra un determinado suceso que no está planificado porOloddumare, este no ocurrirá. De manera que todos los eventos positivos que son producto de nuestras peticiones a los Orishas y ocurren, pues sencillamente estaban en nuestro destino, de otra forma no ocurrirán, pues como ya afirmé nada puede torcer la voluntad de Oloddumare. Aquí es bueno recordar la ley de polaridad, pues ella nos permite resolver aquello que si tenemos marcado en el cielo. Para un ejemplo simulemos a una sacerdotisa omó Yemayá que en su mapa natal tiene una conjunción entre Saturno y la Luna en la casa número III, es decir la del pensamiento lineal y que le genera depresiones o pensamientos negativos hacia el mundo. La Luna tiene un ciclo de 28 días y el de Saturno dura 28 años, es decir que el ciclo más corto (el de la Luna) será el que le afecte mensualmente; pero esta sacerdotisa, como ya sabe eso no irá donde Orunmila, sino a su Yemayá, pues sabe que cada vez que la Luna (las energías de Yemayá) pase sobre Saturno (Orunmila), digamos al final de mes, le afectará negativamente su mente; así que ella irá con dos velas y se arrodillara ante Yemayá para pedir tener una visión más optimista y alegre del mundo, y es allí cuando estará despolarizando lo negativo, es decir viajará hacia lo positivo, fluyendo con el quinto principio universal.

1330563624937-Op_n_de_Ojuani_Shid_2.JPG
Rubén Cuevas
Olúo Ojuani ni Shiddí

0 comentarios:

Publicar un comentario