domingo, octubre 21, 2012

Las 7 leyes universales y los Orishas (Cuarto principio)



Estimados lectores dándole mayor continuidad y amplitud  a este tema queremos en este momento compartir con ustedes el Cuarto Principio este muy buen material realizado por Ifá Pagano (Ojuani Ni Shiddí)espero que sea de su gran agrado, ya que en este tema este sacerdote de ifa nos habla de las Leyes 7 Universales y los Orishas. y a  continuación los dejamos con el tema.



TATA ANGEL PADILLA SIETE RAYOS VENCE BATALLA







Las 7 leyes universales y los Orishas 
(Cuarto principio)

LUZ_OSCURIDAD_zps906c3de5.jpg
  • Principio de polaridadTodo es doble; todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos; los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semi verdades; todas las paradojas pueden reconciliarse.
El cuarto principio universal y el enfoque bipolar del cosmos.
Una vez conocido como Oloddumare creó el universo en el plano mental, los planos y sub planos que contiene en función del estado vibratorio que los define; ahora veremos el cuarto principio universal, la ley de polaridad o dualidad, la cual reza que TODO tiene sus opuestos. NADA hay en el cosmos que no tenga su opuesto, lo masculino tiene por opuesto lo femenino, el calor al frio, la luz a la oscuridad, la verdad a la mentira, el odio al amor, la tristeza a la alegría, el valor al miedo y así ad infinitum. Pero al igual que no pueden sumarse bananos con manzanas, el par de opuestos estarán ubicados en una sola línea que representará una misma cualidad, es decir, el opuesto de la soledad de ningún modo podrá ser la alegría, sino la compañía, lo que define que el odio y el amor, la alegría y la tristeza Etc. sean una misma cosa, solo que separados por la gradación, lo cual es una escala adimensional que contiene la línea que separa un opuesto del otro. Por supuesto es necesario aclarar, que nosotros nos movemos en la escala de lo relativo, pues los absolutos solo los conoce Oloddumare. Ilustraré la situación con una anécdota que me contó un amigo ya difunto cuando estudiaba en el pedagógico de Caracas. Él me dijo que una vez el profesor de filosofía que tenía, le dijo a la clase (a la que él asistía) que él (el profesor de filosofía) se había encontrado con la NADA , mi amigo se levantó y se salió de clase y al pasar por al lado del profesor le dijo estas palabras “Profe, usted lo que está es loco de bola, pues si se encontró con la NADA debe haberse topado también con el TODO y eso significa que usted sabe ya lo que ningún hombre conoce, la naturaleza de Dios”. Mi amigo tenía razón, pues el odio absoluto, también es el amor absoluto pues ambos representan la unidad, y en todo género conviven la unidad y la multiplicidad, pero a medida que avanzamos en el camino hacia Oloddumare, la escala entre los opuestos se hace más corta, hasta cumplirse la máxima de que los extremos se tocan.
Ahora describiremos el uso de estos 4 principios universales en la mecánica de la religión yoruba y afrocubana. Ej. Supongamos que un sacerdote yoruba toma una vela y se dirige a donde está su atributo de Elegbara, lo primero que hace es encender la vela con su rezo, luego moyugba a Elegguá y finalmente le realiza sus peticiones y coloca las ofrendas si las hay. Ya desde el inicio el sacerdote puso en funcionamiento el primer principio universal “El Todo es mente” pues sus peticiones las proyectará desde su mente hasta el atributo, y aquí es interesante señalar que la conversación entre el sacerdote y el atributo del Orisha es a nivel mental, así el sacerdote manifieste el intercambio en voz alta, por eso es que son absurdas las pretensiones de aquellos fundamentalistas neo tradicionalistas, que insisten en descalificar los rezos de la diáspora afrocubana que se realizan en Lukumí por no poseer la gramática del idioma nigeriano, y que de paso, es bueno acotar que la gramática del idioma yoruba es inglesa. Así que toda conversación con los Dioses yoruba se origina en el plano mental y toda fórmula de oración es fundamentalismo local, pues da igual hacer la petición al Orisha en ruso, italiano, español, yoruba o esperanto.
El segundo principio universal ya va tácito en la acción del sacerdote para comunicarse con Elegguá, pues hasta el más ignorante de los que profesa la religión de los Dioses yoruba, sabe que hay un cielo donde moran los Orishas y él se encuentra en el tierra, lo que señala un arriba y un abajo tal y como lo indica la segunda ley universal. El principio universal de vibración al igual que el de correspondencia, también va sobre entendido en la acción del sacerdote de los Orishas, pues se supone un aumento de las vibraciones personales al momento de las oraciones y/o comunicación con Elegbara, cuya energía vibratoria es superior a la del sacerdote y este busca afinidad con ella. Una vez establecida la comunicación entre ambos planos (el del sacerdote y el del Dios yoruba), entra en funcionamiento el cuarto principio universal, es decir el de polaridad, pues el sacerdote yoruba le pide a Elegbara despolarizar determinada situación; me explico: Si pide abundancia está despolarizando la escases, si pide salud despolarizará la enfermedad, si pide armonía despolarizará la desarmonía, si pide estabilidad, paz, prosperidad Etc. siempre viajará del polo negativo al positivo, y eso no es más que tratar de ubicarse siempre en un grado mayor de la escala hacia lo positivo y eso es poner en funcionamiento el principio de polaridad. Claro siempre habrá un imbécil, que por ignorancia le pedirá a los atributos de los Dioses yoruba polarizar hacia lo negativo, y por poner un mismo ejemplo, a Elegguá le pedirá, que le cierre los caminos al vecino, que destruya a otro sacerdote afrocubano, pues es su enemigo, o que lleve a otro a la enfermedad, sin percatarse de que al tratar de despolarizar a otros se despolariza a si mismo, aun cuando se pretenda solo poner la queja al Orisha, pues de la queja a convertirnos en jueces solo nos separa una palabra mal expresada.
1330563624937-Op_n_de_Ojuani_Shid_2.JPG
Rubén Cuevas
Olúo Ojuani ni Shiddí

0 comentarios:

Publicar un comentario