lunes, enero 14, 2013

EL CORAZÓN DE LA UNGANGA I



estimados lectores,  queremos en este momento compartir con ustedes este excelente tema realizado por  el tata  kansi kiese y  facilitado por el tata nkisis  tomas bayaka, como una nota esperamos que sea de su total agrado gran agrado




No me voy a detener esta vez, por haber escrito ya sobre eso, en el significado de lo que es unganga, fundamento, prenda, quindembo, caldero o tareco. Voy directo al meollo del asunto, al “corazón” de ese receptáculo mágico del Mayombe y que escuetamente definiré como su “alma”.

Muchas similitudes se encuentran al estudiar la composición de los Bakisi africanos y de las primeras unganga afrocubana. En el África bantú y entre los pueblos bakongo en particular (que son de los que trata este escrito) los bakisi que se concretan en imágenes, ya sean de madera, barro, arcilla o cualquier otro material, llevan impregnado además del rito, una “carga mágica” a la que yo denomino “corazón”, por ser la parte encargada de dotarlos de poder sobrenatural, y animarlos como “entes” en el mundo de los vivos. El objeto por donde se manifiestan estos “seres sobrenaturales” es un mero receptáculo temporal o permanente, pero que en todo caso solo cumple la función de darle apariencia al “ente mágico” y en ningún caso es la propia entidad. Aunque me toca aclarar, que en ocasiones el tipo de imagen y su forma define el poder del Nkisi, sus propiedades o función, sin más carga que los propios símbolos que en la escultura o receptáculo se encuentran representados, y que el “corazón” en este caso es el conjunto del Nkisi como un todo. A lo largo de estos años, he estudiado mucho la composición de diferentes Nkisi de distintos pueblos, lo que me ha permitido apreciar ciertas coincidencias a la hora de “dotarlos de poder”. Para entenderlo mejor tengamos en cuenta dos conceptos diferentes, el de “dotar de poder” y el de “atrapar la espiritualidad” ambos se complementan pero se conciben y aplican por separado. Intentare explicarme, un Nkisi es una espiritualidad que se atrapa o se atrae a un receptáculo (sea cual sea), una vez allí se le dota de cualidades, propiedades o funciones que no le son inherentes, pero que son necesarias para nuestros propósitos esto sería su “carga mágica” o “corazón”.

“atrapar o atraer la espiritualidad” del Nkisi se hace únicamente con tres actos rituales, juntos o por separados según sea el caso, estos son: la invocación, donde se incluyen cantos y toques de los instrumentos musicales adecuados. La ofrenda análoga al “poder mágico” del Nkisi, con ella se consigue captar la atención de esa espiritualidad, para que habite el receptáculo. Y el rito de transferencia, el cual dota a la entidad receptora de las propiedades y cualidades de los elementos que la conforman y a su vez lo animan. Estos patrones que son similares en los ritos de bakisi entre los bakongo, no difieren en nada de lo que en resumida venía a ser la unganga cubana, con la única diferencia, (si es que se quiere hallar alguna) que en Cuba se fueron diluyendo con el paso del tiempo esta perspectiva de la dinámica del Mayombe originario.

También aquellos bakisi que habitan en arboles, piedras, montañas, lagunas o ríos, si bien no tienen un “corazón” definido y configurado como los anteriores (con componentes de diversos elementos de los tres reinos de la naturaleza), ni lo necesitan ya que ellos tienen en sí mismos ese poder sobrenatural, por serles intrínseco, si consideran que, el punto exacto donde se les hacen ritos y ofrendas, es el espacio o lugar especifico desde donde vibra su fuerza y desde donde se manifiesta su poder, esto permites concretizar la esencia del Nkisi de alguna forma física y visible, para que el Nganga Nkisi capacitado, pueda manipularla o en caso de que no se pueda manipular, (por ser un Nkisi mitológico) al menos pueda ofrendarle mediante ese elemento visible concretizado, casi siempre este punto está relacionado con la astrología. Debo acotar que existen excepciones de esta regla.

Continuara…



0 comentarios:

Publicar un comentario